Guarda y custodia de los hijos

No nos olvidamos de ellos

Guarda y custodia de los hijos


Cuando unos padres se separan todo el mundo es consciente que los seres más vulnerables y máximos damnificados son los hijos. Afirmando esto sabemos que estamos diciendo una obviedad, pero por experiencia profesional podemos decir que, lamentablemente, no siempre se les tiene presente y no siempre se piensa en ellos todo el que sería necesario.

En el proceso de negociación de las consecuencias de una separación o divorcio, fuera de casos afortunadamente cada vez más generalizados, siempre existen aquellos otros donde los hijos a veces actúan como moneda de intercambio, pues si el punto de salida, por ejemplo, puede ser la reclamación de una guarda y custodia compartida, una vez llegado a un acuerdo económico, con cierta facilidad puede desaparecer aquel interés y limitarse la petición a contactos más espaciados o reducidos; o si la posición es una custodia exclusiva, con la obtención también de unas contrapartidas que no guardan directa relación con los hijos, también se puede llegar a aceptar sin más oposición que sea una guarda compartida.

Son excepcionales, pero no por eso infrecuentes, los casos donde existiendo ya una resolución judicial y un cumplimiento de las visitas, se puede producir una renuncia a las mismas a cambio de no pagar alimentos o reducir su importe, o que habiéndose conseguido una resolución judicial que determina la custodia compartida, se producen inmediatamente ofertas proponiendo cambiar lo que se ha obtenido en base a unas falsas apariencias, compromisos y promesas, por unos miserables y exiguos beneficios económicos.

Tampoco es excepcional comprobar que existen casos dónde, a pesar de que una resolución judicial determina cuál se considera el régimen más favorable para los menores, se dificulta su práctica, imposibilitando una relación normal con claro perjuicio para los mismos, y ahora ya no por cuestiones económicas, sino personales de las que los hijos tendrían que mantenerse al margen.

Además de estos supuestos, donde prima el interés económico y mercantilista por encima del bienestar de los hijos, o una ofuscación que no permite ver el claro perjuicio que se causa a los menores, se encuentran aquellos otros en los que los padres no saben encontrar la mejor solución y entran en un conflicto que se eterniza, pues la resolución judicial no le pone fin y, a lo largo de toda la relación posterior, obligada por la existencia de unos hijos comunes menores de edad, harán que estos vivan con clara incidencia y afectación esta criticable incapacidad de los padres derivada de no querer asumir la realidad de la ruptura, sea cual sea la causa de la que derive, y prefieren mirar inconscientemente a otro lado, antes que recuperar la estabilidad emocional de sus hijos.

También queremos manifestar que no siempre son los padres, que se encuentran inmersos en un claro proceso de duelo por una separación que o no han instado, o no han querido, o no entienden, quienes provocan o inducen un conflicto que acaba afectando a sus hijos, sino que son los profesionales que los asisten los que no ayudan a encontrar la mejor solución ni a reconducir una situación que, contrariamente, con sus “consejos” cronifican, consiguiendo los resultados más negativos para su propio cliente y, por extensión, para los hijos de éste.

En cualquier caso, la decisión final la tiene el padre o la madre, y en este sentido creemos que por encima de los profesionales (abogados) que tendrían que ayudar en todos aquellos aspectos que derivan de una separación o divorcio con hijos menores, es importante recurrir a otros (psicólogos infantiles o de familia), que tengan la confianza de las dos partes y que puedan ser, desde un primer momento, una referencia para ayudar a encontrar las respuestas más adecuadas en beneficio de los hijos.

Creemos honestamente que habría que hacer un esfuerzo para dejar de lado todas aquellas cuestiones que son ajenas a los hijos y analizar caso por caso cuál es la mejor solución para los mismos, y plantearse todo esto al principio de la ruptura de la relación o en el momento de empezar a plantearse la misma.

Es al principio, cuando todo es reciente, y no se ha producido el evidente desgaste y distanciamiento que se produce si se prolonga la incertidumbre sobre las posibles consecuencias, y no entran terceros a radicalizar las posiciones, cuando sería deseable promover la intervención de aquellos profesionales.

Es preciso que por encima del teórico aprovechamiento del sentimiento de culpabilidad que pueda tener una de las partes, o por encima de las ventajas que la mayor preparación en el proceso pueda tener aquel quien hace más tiempo que se lo está planteando, o por encima de la seguridad que puede otorgar estar en una mejor situación económica y/o patrimonial, se prioricen los hijos, siendo fácil si tan sólo se piensa en ellos.

No hay, con seguridad, ninguna decisión más responsable y claramente ganadora, que aquella que consigue consensuar un acuerdo sobre los hijos o delegar en un profesional escogido por los dos progenitores, la mejor solución para ellos. Como mínimo es lo que querrían los menores y no tiene que existir ningún tipo de duda que resolviendo este punto, los otros serán más asequibles y fáciles de concluir. Ellos, si os lo pudieran comunicar, os pedirían una sola cosa: que les permitáis seguir sonriendo con cada uno.
Para los hijos, sus padres son sus héroes y heroínas, su referencia, lo más importante que tienen. ¿Y para los padres? ...
No nos olvidemos de ellos.

Xavier Bonet
Bonet Abogado
Abogado de Girona

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

BONET ADVOCAT pot recopilar informació sobre els hàbits de cerca dels Usuaris del lloc web per mitjà de cookies o arxius de registre. No s'utilitzaran les cookies per recollir informació de caràcter personal. Tan sols s'instal·laran si l'Usuari roman i continua navegant a la nostra pàgina web, entenent que consent el seu ús i instal·lació. A continuació proporcionem informació detallada sobri: què són les “cookies”, quina tipologia utilitza aquest lloc web, com poden desactivar-se en el navegador i com bloquejar específicament la instal·lació de Cookies de tercers.

Què són les cookies?

Les cookies són petits arxius de text generats per les pàgines web que l'Usuari visita, les quals contenen les dades de sessió que poden ser d'utilitat més endavant a la pàgina web. Les dades permeten que la pàgina web pugui mantenir la seva informació entre les pàgines, i també per analitzar la forma d'interactuar amb el lloc.

Les cookies són segures ja que només poden emmagatzemar la informació que es va posar en el seu lloc pel navegador, la informació que l'Usuari hagués introduït en el navegador o la que s'inclou en la sol·licitud de pàgina. No poden executar codi i no es poden utilitzar per accedir a l'equip de l'Usuari.

Les cookies són essencials per al funcionament d'Internet, aportant innombrables avantatges en la prestació de serveis interactius, facilitant la navegació de les pàgines web. Les cookies no poden danyar els equips i que estiguin activades ajuda a identificar i resoldre els errors.

Tipus de cookies

A continuació, proporcionem més informació perquè s'entenguin millor els diferents tipus de cookies que poden ser utilitzades:

- Cookies de sessió: són cookies temporals que romanen en l'arxiu de cookies del navegador fins que s'abandona la pàgina web, per la qual cosa no queden registrades en el disc dur de l'Usuari. La informació obtinguda per mitjà d'aquestes cookies serveix per analitzar pautes de tràfic a la web. A la llarga, això permet proporcionar una millor experiència per millorar el contingut i facilitar el seu ús.

- Cookies permanents: són emmagatzemades en el disc dur i la pàgina web les llegeix cada vegada que es realitza una nova visita. Malgrat el seu nom, una web permanent posseeix una data d'expiració determinada. La cookie deixarà de funcionar després d'aquesta data. S'utilitzen, generalment, per facilitar els diferents serveis que ofereixen les pàgines web.

A continuació, publiquem una relació de les principals cookies utilitzades a les nostres webs, distingint:

- Les cookies estrictament necessàries com, per exemple, aquelles que serveixen per a una correcta navegació o cookies que serveixen per assegurar que el contingut de la pàgina web es carrega eficaçment.

- Les cookies de tercers com, per exemple, les usades per xarxes socials, o per complements externs de contingut.

- Les cookies analítiques amb propòsits de manteniment periòdic i, en honor de garantir el millor servei possible a l'Usuari, amb les quals els llocs webs recopilen dades estadístiques de l'activitat.

Gestió de cookies

Tots els navegadors d'Internet permeten limitar el comportament d'una cookie o desactivar les cookies dins de la configuració o les opcions del navegador. Els passos per fer-ho són diferents per a cada navegador, podent-se trobar instruccions en el menú d'ajuda de cada navegador.

Molts navegadors permeten activar una forma privada mitjançant el qual les cookies s'esborren sempre després de la visita. Depenent de cada navegador aquesta manera privada, pot tenir diferents noms. A continuació es pot trobar una llista dels navegadors més comuns amb un enllaç a la configuració de cookies i els diferents noms d'aquesta “forma privada”:

Internet Explorer 8 i superior; InPrivate

Safari 2 i superior; Navegació Privada

Opera 10.5 i superior; Navegació Privada

FireFox 3.5 i superior; Navegació Privada

Google Chrome 10 i superior; Incògnit